Campus Metropolitano:
Preescolar y primaria: +52 (477) 781 2670

Campus Náutico:
Secundaria y preparatoria: +52 (477) 555 1500

Inicia el Curso de Filosofía de la Música en el Instituto Oviedo

León, Gto. 12 de agosto de 2019.


  • Vicente Chuliá y Tomás García López, ponentes de alto nivel, disertan sobre la esencia de la música, bajo el Materialismo Filosófico.

“La música está acechada por el fundamentalismo democrático y científico”, sostiene Vicente Chuliá Ramiro, autor del Manual de Filosofía de la Música, en el arranque del Curso de Filosofía de la Música desde la perspectiva del Materialismo Filosófico, que se celebra en el Instituto Oviedo.

Ante amantes de la música y de la filosofía congregados en el Aula Magna del Campus Náutico, sostuvo que es “una necesidad urgente” desarrollar la teoría de la música que Gustavo Bueno dejó en algunos manuscritos y vídeos”.
Expresó que la enseñanza musical se está convirtiendo en una terapia de grupo en la que solo se estudian los contextos técnicos y se aleja de la esencia”; “la música entonces pasa a ser otra cosa y se destaca la teatrocracia del espectáculo”.

Vicente Chuliá es compositor y director de orquesta. Estudió en los Conservatorios Superior de Música de Castellón, Madrid y San Sebastián.
Este curso fue organizado y promovido por la Universidad de Guanajuato, el Instituto Oviedo y la Facultad de Filosofía de León y en él participan directores de orquesta, músicos, filósofos y aficionados a las artes visuales, musicales y de filosofía.

Le antecedió el Taller y Clases Magistrales de Dirección Orquestal que se llevó a cabo del 5 al 9 de agosto pasados, en la Universidad de Guanajuato.

El propósito es promover e impulsar el fortalecimiento en la formación de músicos y filósofos en dirección musical con enfoque a la filosofía de la música desde la perspectiva del materialismo filosófico, así como apoyar la educación artística.

El temario lo integran una parte ontólogica, gnoseológica y noetológica y al final un módulo de conclusiones alusivo al materialismo filosófico.

El curso tiene como ruta de aprendizaje, las doce cuestiones en torno a la Música, expresadas por Gustavo Bueno que “son presentadas como cuestiones de naturaleza inequívocamente filosófica, es decir, de cuestiones cuyo tratamiento, y su eventual respuesta, implican «compromisos filosóficos»”.

1. Cuestión proemial: ¿Qué es la «filosofía de la música? Bajo esta pregunta se contienen las cuestiones relativas al análisis de las relaciones de la filosofía en general, y de la filosofía de la música en particular, con las ciencias y las técnicas musicales.
2. Cuestión general de implantación («sobre el puesto de la música en el Universo y en el espacio antropológico») ¿Es la música una «revelación de lo Absoluto» o bien forma parte de la Cultura humana, o bien es una parte de la Naturaleza?
En esta pregunta se comprenden cuestiones tales como las relativas a la posibilidad de hablar de música en aves o primates («danza de la lluvia»), o incluso de una música cósmica, y aún transfísica o nouménica.
3. Cuestión particular de implantación (de la música entre el conjunto de las Artes)
¿La música es un arte inmerso en el conjunto de las demás artes o es un arte exento categorial, una categoría artística o técnica «autónoma»? Se trata de las cuestiones en torno a la denominada «autonomía de la música y de su historia», sin perjuicio de su estructura o evolución paralela respecto de otras artes o técnicas.
4. Cuestión de la semanticidad o asemanticidad de la música. ¿La música es un lenguaje equiparable a los lenguajes de palabras, dotado de significados propios?
Con esta cuestión se relacionan los debates en torno al formalismo.
5. Cuestión de la involucración de la música con otras categorías ¿Cabe reconocer (supuesta la categoricidad de la música) su involucración con otras artes, sobre todo con la poesía o el melodrama? En torno a esta cuestión giran los debates sobre la «música pura» (vocal o instrumental) y la «música mezclada» (con la danza, con la poesía, con el teatro, con el cine), los debates en torno a las «artes mixtas» y al «arte total», en el sentido wagneriano.
6. Cuestión de la racionalidad de las artes. ¿Puede considerarse la música como una ciencia, por sus componentes racionales, o bien prevalece en ella el componente irracional? Especial interés reviste dentro de esta cuestión el tema de «la verdad en la música». También los debates en torno a la involucración de la música con las ciencias positivas y, en especial, con las Matemáticas.
7. Cuestión de la unidad entre los géneros musicales y de su jerarquía. ¿Es la música una idea unívoca, análoga o equívoca? Bajo este epígrafe se comprenden las cuestiones relativas al alcance subgenérico, cogenérico o transgenérico de las diferentes especies de música, incluyendo la música étnica o la música pop, por ejemplo, en general.
8. Cuestión del universalismo o particularismo de la música. ¿Se ajusta la música a leyes o valores universales, o bien sus leyes o valores son particulares y circunscritos a culturas o épocas determinadas? Se incluyen aquí los debates en torno al relativismo de los valores musicales.
9. Cuestión de la tonalidad. ¿Constituye la tonalidad un atributo de la estructura categorial de la música o es sólo una característica histórica de la misma? Esta cuestión, pese a su aspecto más técnico respecto del resto de las que presentamos, tiene un alcance inequívocamente filosófico por cuanto no se agota en las definiciones ordinarias de la tonalidad en el contexto de la Teoría de la Armonía clásica, sino que suscita la cuestión de la atonalidad o de la tonalidad en función de la misma categoricidad de la música.
10. Cuestión del reduccionismo de las estructuras musicales a determinadas estructuras sociológicas o políticas. ¿Las leyes, valores o estructuras musicales son superestructuras sociales o políticas, o bien son a su vez determinantes de los mismos valores o leyes sociales o políticas, o acaso son paralelas a ellas? Se trata del debate filosófico en torno al sociologismo en filosofía de la música; debate filosófico por cuanto el «sociologismo», como denominación crítica, desborda los límites de las propias ciencias sociológicas.
11. Cuestión del reduccionismo de las estructuras musicales a la condición de estructuras psicológico subjetivas. ¿Se mantienen las leyes o estructuras musicales en el «horizonte psicológico subjetivo» de las emociones o de los sentimientos psicológicos, o desbordan este horizonte? También el debate en torno al «psicologismo» es filosófico, por cuanto desborda los límites de las propias ciencias psicológicas.
12. Cuestión en torno a la posibilidad de una estética de la música «libre de valoración». ¿Cabe reconocer la posibilidad de una estética de la música que «tome partido» por algunos géneros, escuelas u obras musicales, o bien la estética de la música habría de mantenerse neutral, al margen o libre de todo juicio de valor? Se trata de las cuestiones suscitadas principalmente en torno a la conexión entre los «juicios de valor» y los «juicios de realidad» (científicos o filosóficos).